¿SE PUEDEN EMPRENDER NUEVOS NEGOCIOS EN LA VENEZUELA ACTUAL?

Lejos del cliché en el que aparentemente se convirtió el término emprendedor en el país en los últimos 5 años, producto de la crisis y producto de una constante dosis de una peculiar “motivación”, inyectada en redes sociales y conferencias improvisadas, que creció como espuma y que lamentablemente hizo más mal que bien. El verdadero emprendedor siempre debe mantener los pies sobre la tierra, sin dejar de soñar con aportar en la construcción de un mundo mejor, a través de la solución que generaría el producto de su emprendimiento.

Entender el emprendimiento, es sencillo y complejo a la vez, pues el término emprender significa “HACERSE CARGO DE…”, y con el hecho de “HACERSE CARGO”, viene una responsabilidad enorme, para la cual, muchos de los “emprendedores” que nacieron en esa efervescencia cliché de hace algunos años, no estaban preparados. Vino con ello cierre de pequeños negocios, desaparición de iniciativas comerciales y de manufactura (aún no formalizadas), anulación de marcas que tenían buena posibilidad de crecer, frustraciones, y luego de ello, muchos se sumaron a la diáspora.

¿Qué fue lo que ocurrió?

No hubo un discurso sincero, ni interno ni externo, creo que pocas personas nos dedicamos a alertar acerca de la hiperinflación, la escasez, los riesgos jurídicos; mientras otros vendían una realidad utópica, donde “TODO ERA POSIBLE”, muy atractiva, sí, pero poco sostenible en el tiempo. Más aún, cuando la crisis no iba a detenerse, por el contrario se fortalecería. Ciertamente muchos de estos emprendedores tenían la iniciativa de avanzar, pero lo hacían desde la necesidad y no desde la oportunidad, y es un hecho que, cuando atiendes lo urgente y no dejas espacio a lo importante, no creces, improvisas para sobrevivir.

Poco a poco todos estos “motivadores” y conferencias vacías de “motivación” han ido desapareciendo y/o perdiendo espacios, es algo normal, cuando la realidad toca a tu puerta, la única ficción que necesitas y aceptas en tu vida, es la que compras en las películas de Hollywood. Así, en la dinámica Económica del día a día, muchos pequeños negocios desaparecen mientras otros nacen, pues el espíritu emprendedor no ha muerto, por el contrario, creo que se fortaleció con esta experiencia previa que hizo entender que emprender no es fácil, NADA FÁCIL, pero definitivamente es posible.

¿Se pueden emprender nuevos negocios en Venezuela?

Sí y No. Sí porque hay espacios vacíos, MUCHOS. Y las necesidades humanas no escasean. Cada vez son menos lo que pueden ofrecer soluciones. Entonces, el que tiene el capital, el Know how y las alianzas estratégicas, puede ocupar ese espacio, mantenerse y crecer, si está dispuesto a arriesgar algo en el proceso. Y eso que arriesgaría es tiempo básicamente, tiempo de su vida que le tomará confrontar todos los días miles de problemas para mantener operativo su modelo de negocios dentro de la legalidad (sólo así puedes ser competitivo a nivel internacional).

Y la otra cara de la moneda, es que en el país NO se puede emprender nuevos negocios, porque todos los días las barreras de acción para operar legalmente son cada vez más grandes (y trabajar como informal te saca del juego emprendedor, si estás en la informalidad, posiblemente seas parte del problema), hay hiperinflación que destruye literalmente tu flujo de caja y capital de trabajo en algunos casos, existe una agresiva deserción de empleados. Además, la presunta corrupción de todo el sistema, crea vicios difíciles de evadir tales como: extorsiones, tráfico de influencias, competencia invasiva, entre otros.

¿Qué hacer para emprender en este contexto?

Saca primero de tu cabeza que Venezuela es un paraíso emprendedor. Sí es posible iniciar algún negocio, pero con cabeza fría, inteligencia emocional y gerencia estratégica que permitan se mantenga o crezca, de lo contrario serías otro más de las estadísticas de mortalidad temprana de emprendimientos, frustración y diáspora.

Mis sugerencias:

  1. No imites lo que otros hacen. ¿Por qué en un país con tantas carencias vas a copiar lo que otros hacen? La única forma de que un modelo de negocios copiado funcione, es que tu propuesta de valor sea tan desafiante a innovadora que el mercado meta te elija sin titubeos, y eso en recesión económica no pasa con mucha frecuencia.
  2. Aprende de costos, finanzas. Si los números no son lo tuyo, contrata a alguien que sepa, esos servicios no son baratos, pero en la actual situación, el más mínimo detalle financiero puede desangrar tu iniciativa emprendedora.
  3. Invierte en publicidad, olvida eso de que: “mi producto se vende sólo”, cada cuota del mercado que puedas ocupar para garantizar ventas, y a su vez dinamismo de flujo de caja, no debes subestimarla.
  4. Trata bien a tus aliados, olvídate de la cultura del “empresario del látigo”, ya eso no existe. No puedes amarrar a nadie por dinero, a menos que les paguen no menos de 800$ al mes, y la idea no es que sean fieles por dinero, sino porque crean en tu liderazgo y te acompañen a levantar la empresa como auténticos dolientes de la misma, eso es trascendencia empresarial.

Puedo decirles muchas más, pero no me alcanzan las líneas para tanto, por ahora los invito a que sean resilientes, pero resilientes de verdad, no sólo para fotos de instagram. Sean solidarios, auténticos, y cuando la cosa no funcione, no se anclen ni se amarguen, de los fracasos tempranos, nacen nuevas oportunidades.

Leonardo Soto.
+ 58 414 6083529
@LeonardoJSotoG
Lsoto@econleonardosoto.com

2018-09-30T19:03:36+00:00

Sobre mi trabajo

Por lo general todos queremos tener una vida próspera, pero muchos no saben como lograrlo. En algunos países te dicen: “Estudia para que seas alguien en la vida…” En otros países te dicen: “Sólo los empresarios logran ser felices…” Pero ¿Realmente es así?

Galería

Últimas publicaciones