Qué ocurre con el sector inmobiliario post-pandemia en Venezuela

0
139
Imagen Archivo

Periódico Digital EL EMPRENDEDOR

Buscar fuentes alternativas de financiamiento es una de las acciones que están implementando los empresarios para poder adaptarse a la “nueva normalidad”


Uno de los sectores que más se ha transformado en este 2020 es el inmobiliario, que tenía proyecciones interesantes para el año en curso hasta la llegada de la pandemia.

Muchos gobiernos, al conocer el impacto que estaba teniendo el virus en el mundo entero, decidieron paralizar las transacciones comerciales en varios niveles, incluyendo el cobro de alquileres comerciales y residenciales, algo que ha afectado drásticamente a los empresarios, incluyendo promotores y desarrolladores.

Venezuela está incluida en este rubro y la incertidumbre empieza a crecer. Luego de más de 6 meses de cuarentena y con la implementación de dos semanas de flexibilización al mes, los diferentes agentes del sector se muestran preocupados por lo que va a suceder en los próximos días. ¿Representa la industria inmobiliaria algún atractivo para invertir?

Coyuntura inmobiliaria en Venezuela

Nuestro país es una de las naciones con los precios más bajos por metro cuadrado en toda Latinoamérica, siendo un espejo de la depresión económica que se ha vivido en los últimos años.  En el 2019 hubo un leve aumento debido al atisbo de cambio político en el gobierno, algo que terminó de diluirse en el segundo semestre del año.

Una vez que la cuarentena llego al país, desde el Ministerio del Poder Popular para la Hábitat y Vivienda anunciaron una suspensión del cobro de alquileres que incluye tanto a conjuntos residenciales como empresariales, algo que ha cambiado por completo el panorama del sector. Los empresarios no pueden desalojar a ningún inquilino hasta la siguiente decisión oficial.

Así es como las transacciones se paralizaron en un 90%, eliminando casi cualquier inversión o proyecto de edificación que se tenía planeado para los próximos meses. Deloitte realizó una investigación a fondo sobre el impacto del coronavirus en Venezuela, haciendo énfasis en mantener los costos operativos bajos, cuidar la caja y estar atentos a los escenarios futuros en la industria.

Perspectiva para los inversionistas

Los inversionistas que forman parte de este ramo tienen mucho que analizar para poder tomar las decisiones acertadas de cara al futuro próximo. Las reuniones presenciales y cualquier evento masivo estarán prohibidos por los siguientes meses, generando un cambio en los hábitos de consumo y por consiguiente en la demanda de espacios físicos.

Se prevé que algunos inmuebles bajen de precio significativamente, siendo una oportunidad para aquellos empresarios que tengan esperanza en la recuperación del sector en el corto plazo. La caída de los ingresos y el incumplimiento de pagos puede ser parte de la respuesta a esta situación.

Los inversionistas deben tomar en cuenta cada uno de los nichos del sector: residencial, oficinas, retail e industria. Todos tendrán una caída significativa, aunque algunos presentan una mejor adaptación a los cambios que vendrán en el futuro cercano.

Espacios residenciales

El sector residencial es uno de los más importantes para la economía de cualquier país. La decisión del gobierno venezolano ha paralizado por completo las transacciones, dejando a los empresarios en una situación delicada.  Para poder luchar contra esta coyuntura se recomienda tener diversos acuerdos con los inquilinos para lograr costear los costos operativos de las propiedades.

Deloitte indica que en el medio plazo podría aumentar la demanda de apartamentos con espacios para la recreación y el trabajo, contando con conectividad y servicios para mantener la productividad sin salir a la calle.

  • Oficinas

La demanda de espacios de oficinas se han visto mermadas por la pandemia y todo parece indicar que seguirá así en el mediano plazo. Las empresas que no puedan operar de forma remota se verán más perjudicadas y todo esto afectará los alquileres de oficinas en sus diferentes renglones.

El mercado de coworking y los propietarios de espacios de trabajo corporativos tendrán que modificar su estrategia para poder mantener sus ingresos en los siguientes meses.  Muchas remodelaciones quedarán suspendidas hasta nuevo aviso.

En el largo plazo las empresas buscarán oficinas con menor espacio por empleado y con mayores instalaciones para trabajos colaborativos, haciendo un uso más eficiente de los recursos.

  • Retail

El comercio minorista en general se ha visto muy afectado por la llegada de la pandemia, especialmente por aquellos que no están ligados a artículos de primera necesidad o bienestar. Se espera que en todo este tiempo las rentas de estos espacios disminuyan, afectando a los propietarios de estos inmuebles.

La incertidumbre será parte de los siguientes meses y el empresario debe asumirlo. Los cambios de hábitos de consumo permanecerán por un tiempo, al menos mientras no se desarrolle una vacuna contra el COVID 19, haciendo que las personas eviten lugares con alto tráfico de personas.

Las cadenas de abastecimiento que provean a los delivery de alimentos y primera necesidad tendrán un aumento en sus operaciones, beneficiando a los dueños y gerentes de estos locales. Supermercados, farmacias y negocios afines seguirán aumentando sus ventas en el mediano plazo

  • Industria y manufactura

La industria está sufriendo grandes cambios por los hábitos de consumo, teniendo que readaptar sus operaciones para mantenerse con vida. Asegurar la producción de las plantas está dentro de las prioridades de las fábricas.

 El estudio hecho por Deloitte muestra como los espacios de almacenamiento para rotar inventario rápidamente tendrán una caída en la demanda mientras se ajusta toda la logística de distribución. Los galpones deberán implementar soluciones de inteligencia artificial y robotización para acelerar los procesos sin implicar mayor mano de obra.

También se espera que de mantenerse la tendencia de comercio electrónico las empresas tendrán que buscar más espacios para guardar su inventario, aumentando la demanda de galpones y depósitos.

La industria inmobiliaria post pandemia

El COVID 19 ha venido para cambiar los hábitos de consumo y el sector inmobiliario será de los más afectados, teniendo que alterar algunos de sus patrones de trabajo para poder sobrevivir.  Los espacios virtuales y herramientas digitales serán una constante de las relaciones profesionales, modificando la demanda de oficinas corporativas.

El gobierno venezolano deberá brindar asistencia técnica para poder dar atisbo de esperanza ante un sector que tiene tiempo siendo golpeado por la crisis financiera.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here