¿Impuestos y Pandemia? / Por Ysabel Figueira

0
420
Imagen Archivo

Artículo Original de Ysabel Figueira

Esta etapa de pandemia mundial nos han llevado a reflexionar sobre muchos aspectos de nuestra vida, y los impuestos también forman parte de esas situaciones que debemos analizar, y más si tenemos un negocio que se ha visto afectado por la situación de salud.

Una de las primeras cosas que nos viene a la cabeza es ¿Cómo voy a hacer para pagar los impuestos si no estoy produciendo? He participado en varios seminarios y conferencias virtuales, tanto nacionales como internacionales. También he leído mucho sobre este punto, y como los distintos países está enfrentando la realidad tributaria de sus ciudadanos. Recientemente pudimos ver una situación en Colombia porque se estableció un día sin IVA en las compras, lo que hizo que la población se olvidará de pandemia y salieran a comprar. Así de importante es el ahorro fiscal para las personas como para salir a comprar productos a pesar de los riesgos, recordando que es el consumidor final el que realmente asume toda la carga tributaria en este tipo impositivo.

Asimismo, hemos leído sobre las prórrogas y facilidades de pago que se están otorgando en otros países, ya sea para diferir el pago de los impuestos en el tiempo, fraccionamiento de pagos o, incluso, eliminación del impuesto al valor agregado a determinados sectores económicos, que pudieran ser los más afectados como consecuencia de esta pandemia. Quienes dirigen el Estado en estos países, comprenden que el sacrificio debe ser de todos, porque las situaciones que estamos enfrentando no es fácil, así que todos debemos ceder en algunos aspectos para poder sobrellevar la crisis que apenas está comenzando. Entienden también que existe una corresponsabilidad en el funcionamiento de los negocios, dado que si no permito la ejecución de la actividad bajo un marco de seguridad y certeza jurídica, no obtendré como Estado, beneficios por parte de los empresarios que se traducen en los distintos tipos de tributos que ellos pagan para coadyuvar con el gasto público, de acuerdo a deberes establecidos en cada una de las Constituciones que rigen a los distintos Estados.

Entendamos que sin empresarios no existiría posibilidad de ingresos al Estado. La mayoría de los Estados no son dueños de los recursos de producción, y si llegan a serlo, no son lo más eficiente y eficaces como para producir utilidades. Es el empresario privado el que permite el desarrollo económico de un país, y no sólo porque satisface necesidades a la población, sino porque a través de sus impuestos, aporta al Estado los recursos que necesita para poder sufragar los gastos públicos. Si no entendemos que debemos apoyar al empresario en estos difíciles momentos, va a ser aún más difícil lograr la recuperación de la golpeada economía empresarial venezolana.

Este artículo pretende ser un llamado de reflexión, para que entendamos que en esta situación, todos debemos sacrificar algo, incluso el Estado, y parte de ese sacrificio es, precisamente, el tema de los tributos. Sería ideal que, por lo menos, dejaran la persecución de los pocos empresarios que aún están laborando a pesar de la situación, que les dieran alguna facilidad para el pago de aquellos tributos que se están generando, tomando en cuenta también la cantidad de fallas que se están presentando en todos los portales y la imposibilidad cierta de acceder a los servicios bancarios para poder cumplir con el deber relativo al pago de los mismos. Solo con ello, los empresarios podrán sentir un pequeño respiro para poder seguir trabajando, y generando recursos que beneficiaran a la colectividad.

Ysabel Figueira

Licenciada en Administración de Empresas y Abogada

Encargada del Departamento Tributario Escritorio Jurídico Benson, Pérez Matos, Antakly & Watts

Creadora del Proyecto Tributos A Tu Alcance.

Twitter: @tributosatualc

Instagram: @tributosatualcance

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here