El emprendedor que logró alcanzar el éxito gracias al póker

0
208
David Daneshgar obtuvo financiamiento para Bloomnation jugando al póker

Periódico Digital EL EMPRENDEDOR

David Daneshgar no solo logró financiar Bloomnation jugando al póker, sino que también aprendió una serie de lecciones de negocio


Muchos negocios tienen dificultades a la hora de buscar financiación para emprender sus proyectos, incluso cuando las ideas son geniales. Bloomnation, un emprendimiento lanzado en 2010, logró conseguir su dinero de una manera bastante inusual.

David Daneshgar y sus colegas Farbod Shoraka y Gregg Weisstein estaban creando su primer sitio web para su nuevo proyecto, un mercado comunitario para que las personas enviaran ramos de flores hechos a mano por floristas locales de todo el país. Para esto, necesitaban $30.000 dólares.

Mientras que otros emprendedores hubieran pedido ayuda al banco, a un capitalista de riesgo o incluso a su familia, ellos tuvieron una idea poco ortodoxa: Shoraka y Weisstein le pidieron a Daneshgar que jugara al póker para obtener la suma necesaria para comenzar el negocio.

Desde adolescente, Daneshgar se dedicó a jugar al póker, y hasta incluso se destacó por esto. Mientras cursaba su grado en la Universidad de California, Berkeley, dio clases sobre cómo jugar este juego.

Luego de graduarse, en 2003, se convirtió en jugador profesional, y ganó el World Series of póker, en 2008. Con la victoria bajo el brazo, volvió a la escuela de negocios de la Universidad de Chicago, donde tuvo la idea de Bloomnation junto a Shoraka.

Pero entonces, para obtener el dinero, Daneshgar se anotó en un torneo que duró dos días y consiguió obtener el premio de $30.000 dólares, exactamente misma la cantidad que precisaban para comenzar.

Luego de invertir el dinero en el proyecto, la compañía ha obtenido alrededor de 1.7 millones de dólares en financiación, y ha crecido en lo que ellos llaman “el Etsy de las flores”, conectando a floristas con compradores vía Internet.  

En los últimos años, el póker, a través de la popularización del póker online, ha despertado el interés cada vez más personas. ¿Por qué? Porque se trata un juego mental que instruye en términos de pensamiento estratégico. Según Daneshgar hay varias lecciones que el juego del póker puede enseñarles a aquellos que sean emprendedores o empresarios:

  1. Pensar estratégicamente

Para Daneshgar el póker es mucho más que suerte. Se trata, esencialmente, de tener una estrategia en cualquier situación dada. Hay muchas variables desconocidas, incluyendo las cartas de los oponentes, y las cartas que vendrán.

Pero un buen jugador de póker sabe cuál es la posibilidad de ganar en cada mano. Incluso cuando la mano no es la mejor, es posible pensar estratégicamente y ganar. Las cartas no son lo importante, el valor está en qué hacer con las cartas que salen en suerte.

Para ganar es necesario navegar en situaciones riesgosas y difíciles. Los mejores jugadores son los que logran ganar en manos mediocres, ya sea porque muestran sus cartas en el momento correcto o porque se arriesgan de una u otra manera. En este juego no siempre toca la mejor mano. Sin embargo, no siempre es necesario tener las mejores cartas para ganar.

  1. Saber leer al oponente

Los jugadores de póker son expertos en observar a sus oponentes. Para Daneshgar hay que observar los pequeños tics, los movimientos y hasta las expresiones más sutiles. Estos pequeños detalles constituyen lo que él llama “detectores de mentira, pero humanos”.  

También es importante leer la postura, como respira o transpira. A fin de cuentas, la percepción es lo que cuenta. No solo están las cartas que salen sino las que los oponentes creen que salen. Pero los grandes jugadores no se dejan engañar.

Por ejemplo, si alguien ha tenido una mala mano es posible que se recline hacia atrás para dar una imagen de fortaleza. Esto puede ser muy útil para los empresarios que estén haciendo negocios. Daneshgar cree fervientemente conocer cuando la otra persona está siendo honesta y cuando no.

Por lo tanto, es preciso confiar en la intuición, cualidad que el jugador supo desarrollar gracias al póker. Según él, ya ni siquiera tiene que observar las cartas para darse cuenta cómo debe hacer su siguiente jugada porque puede percibir las pistas y los indicadores del ambiente y actuar en consecuencia.  

  1. Tolerar el riesgo

Los jugadores de póker deben sí o sí tolerar el riesgo. Entre sus manos y la lectura de aquellos que los rodean, un mal cálculo puede costarles muy caro. Pero los jugadores de póker son también cuidadosos, al igual que la gente de negocios. Saber leer los signos de cuando el juego no va por buen camino es sinónimo de buen jugador. No temen salirse del juego y seguir adelante.

  1. Saber cuándo ser agresivo

Según Daneshgar, ser agresivo jugando al póker puede ser de gran ayuda para ganar cuando la mano es mala. Este es un estilo de juego que no es compartido por todos. Sin embargo, según su experiencia ha dado buenos resultados.

En los negocios, así como en el póker, es necesario tener una serie de cualidades y poder llevarlas a la acción y arriesgarse. Confiar en estas habilidades y en la manera en que se está jugando puede llevar también al éxito, aunque muchos no sepan apreciarlo de inmediato.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here