“El Contrapunteo” / Por el Abg. Laurence E. Diaz

0
142
Imagen Archivo

Artículo Original de Abg. Laurence E. Diaz

Los versos, los refranes, La música en sus diferentes variables pero en especial la de los llanos centrales, orientales y occidentales son parte de nuestro acervo cultural, Dentro de las vertientes musicales folklóricas hay un estilo muy popular en los parrandos llaneros llamado “contrapunteo” que no es más que una batalla de versos y repliques entre dos cantantes al son del arpa.  Generalmente se trata de una “pelea” por una mujer o para dejar claro quién es el que mejor improvisa. Estos contrapunteos se viven en especial en las fiestas patronales o fiestas de toros coleados. Pero donde mejor se disfruta y se aprende es al término de la jornada veguera, luego del arreo de reses, del marcaje cuando ya los hombres y mujeres del fundo se reúnen a hablar y a tomarse unos tragos alrededor de una brasa con carne en vara y comienzan esos repiques de un arpa, un cuatro y unas maracas. Comienza el canto y espontáneamente sale un contrapunteo.

Quizás la batalla más conocida en este toma y dame de versos sea el poema escrito en el año 1940 por el poeta y abogado Don Alberto Arvelo Torrealba llamado Florentino y El Diablo. Y como este muchos otros de la canta llanera se escuchan cuando uno se interna en los llanos. Aunque son más famosos los apureños y otros estados colindantes no pueden dejar de escuchar los buenos y hermosos retos del oriente del país y del también conocido Joropo Tuyero o Central, genero típico de los valles de Aragua y Miranda.

Estos contrapunteos musicales son muy buenos en su mayoría, claro respetando el gusto de cada quien pues es muy cierto que hay personas que no les gusta para nada este tipo de música pero me atrevo a decir que son la minoría y soy más osado aun al asegurar que a esa persona que dice no gustarle cuando este en un contrapunteo en vivo va a salir a “zapatear” en la pista de baile.

Ahora bien, últimamente y debido a los nuevos hábitos de salir a hacer fila para comprar cualquier cosa, me he puesto a escuchar a la gente en estas filas y resulta que he descubierto un nuevo estilo de improvisación de versos, un nuevo replique, una nueva manera de contrapuntear. Si, pongan cuidado cuando estén en las colas del auto mercado, del banco, de la gasolina, de la fila de su preferencia. Observe que según el tema de conversación se forma la batalla.

  • Amigo ¿Esta fila es para pagar con débito o con efectivo? – Pregunta el recién llegado a la fila.
  • Esta es la cola para pagar con débito. La de aquel lado es para pagar con efectivo – Responde el interrogado.

El que había llegado de último a la cola exclama:

  • Caramba, esa de efectivo está mucho más larga –

El otro responde:

  • Eso no es nada, ayer daba la vuelta por la otra cuadra. Hoy esta corta –
  • Nooo mi amigo. En el otro automercado la cola daba cuatro vueltas y tuve un día ahí metido- Argumenta el último de la fila.
  • No tardaste nada, yo estuve dos días tratando de pagar tuve que dejar las cosas de un día para otro- Refuta el penúltimo….

Y por ahí se van. Cada uno haciendo ver que su tragedia es peor que la del otro. Podrá usted observar todo tipo de reto versando de cualquier situación. Si es en una clínica u hospital el contrapunteo será sobre quien ha sufrido más con el dolor o la enfermedad. Si es de la muy de moda cola de la gasolina se escuchara la puja por hacer saber quién paso más días tratando de echar gasolina. O quien ha sido la peor víctima de estafas. Y detallando todo esto he notado que las personas solo intentan que el otro vea que él ha pasado más trabajo o ha sido una víctima más vulnerable. Las personas parece que se sienten bien cuando son reconocidos como el más afectado. “Caramba amigo, pobrecito. Yo pensé que había pasado trabajo pero usted me gano” Cuando escuchan alguna frase como esa parece que llegan al éxtasis y se van contentos.

¿Por qué? ¿Crees que ser una víctima hará que la vida te tenga compasión? ¿Qué tal si cambias tu manera de pensar y dejas de ser una víctima? Amigos míos la palabra tiene fuerza y si vives diciendo “A mí me va mal por culpa de este, de aquel, del gobierno, de mi padre o madre” “Tú dices que sufres pero no has sentido mi malestar” “Voy a esperar que esto se normalice para desarrollar mis ideas” “Vamos a esperar un mejor momento para tener hijos” Esta última frase me hace reír tanto, ¿Alguna vez habrá un momento propicio para tener hijos?

Señores ya no seamos más víctimas, no hay más culpable de tu desgracia que tú mismo, no existe un mejor momento que el aquí y el ahora así que muévete y deja de lloriquear por la situación política, económica, por la pandemia, por el gobierno, por el dólar, por… por… por… Amigo en nuestra cultura latina hay un dicho que reza: “El que madruga recoge agua clara” pero quizás no has escuchado que: “Para el que madruga hay uno que no duerme” Así pues que deja de dar lastima y desarrolla de inmediato lo que tienes en mente porque es posible que tengas un pozo donde crees que habrá agua clara si madrugas pero lo que no sabes es que ya hay gente sacando agua de ese pozo porque no se duerme en los laureles. No sigas esperando un mentor o un mesías. Muévete porque el maestro aparecerá si y solo si comienzas a hacer algo por ti mismo

Dios es bueno… Todo el tiempo…

Abg. Laurence E. Diaz

C.I. 10.279.071

Whatsapp: +58-414-1739210

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here