Delivery: Un negocio centrado en el cliente que crece en Venezuela. Por Orangel Gómez

0
340
Imagen Archivo

Artículo Original de Orangel Gómez

En diversos países el delivery forma parte de la cotidianidad. Un ejemplo cercano lo encontramos en el vecino país de Colombia. El crecimiento anual del servicio de delivery en Colombia alcanza el 25% y para el año 2019 la iniciativa estaba reportando ganancias cerca de los 96 millones de dólares. Y todo apunta a que las cifras no quedarán estáticas. ¿A qué se debe tal popularidad? ¿Por qué ahora el delivery en Venezuela está cobrando un mayor auge?

La pandemia y problemas colaterales como motor impulsor

La visita no esperada y poco amable del coronavirus a Venezuela, ha causado temores sanitarios que han alejado a los venezolanos de las calles. Sumado a esto, el confinamiento posterior, colocó en posición desventajosa a muchos que eran asiduos visitantes gastronómicos y turistas de otros comercios. Lo anterior, solo es un resumen desde la óptica de compradores. ¿Qué decir del otro lado de la barda?

Un salario recién ajustado a 2,42 dólares mensuales versus el costo de la canasta básica rondando los 236 dólares ha obligado a la clase trabajadora a ofrecer sus servicios de manera muy ingeniosa para llegar a fin de mes.

Ante esta realidad, tanto dueños como encargados de establecimientos han echado mano del dicho que reza: “si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña”.  La idea es sobrevivir y el delivery es un bote salvavidas. Aunque es un canal de rescate con deficiencias. 

El futuro del delivery en Venezuela

En el párrafo anterior se habló del delivery como un “canal con deficiencias”. ¿Por qué? Si el vehículo elegido para hacer las entregas no es impulsado por la fuerza humana, entonces habrá problemas para abastecer el tanque. La gasolina empezó a escasear, y no se sabe a ciencia cierta cuándo todo volverá a la normalidad. Si es que eso pasa… Pero lo cierto es que a falta de moto, la bicicleta es una excelente opción. Así que trabajadores y dueños siguen coqueteando y tomándole cariño al delivery.

Por otro lado, esta pandemia ha dejado un trago amargo en la mente de muchos. El seguir usando tapabocas, guantes y el saludo de codo quedará grabado en la memoria colectiva. En el caso de muchos, la comodidad del delivery a casa seguirá, no solo como costumbre, sino como una norma segura.

Pero otro número de personas no piensa en comodidad. Son personas consideradas de alto riesgo  para el coronavirus y aunque el virus diga adiós, su reducida movilidad los hace preferir el delivery. Nos referimos a los de la tercera edad.     

O sea. Desde el punto de vista que quiera verlo, el grito es ¡Larga vida al rey delivery!   

Ventajas del despacho a casa

  • Cultura del cliente primero. Todo consumidor alagado se fideliza con la marca y el delivery en Venezuela es símbolo de exclusividad. El motorizado lleva entregas con nombre, apellido, dirección y número  de teléfono.
  • Rápido. Dependiendo de la cantidad de motorizados y el sitio dela entrega, no demorará muchos minutos en llegar al destino. Algo interesante es que el consumidor no sentirá en gran medida el paso del tiempo, ya que en su hogar/oficina estará haciendo otras actividades distractoras.   
  • Económico. Costará solo un poco más de lo que le pagaría en el local por el mismo producto.   

¿Quiénes se están sumando al delivery?

El delivery en Venezuela no es una invención reciente. La memoria trae a colación, – y hasta con nostalgia – el famoso despacho en bolsas de papel de los restaurantes chinos y los famosos motorizados llevando  calientes pizzas. Pero ahora, el servicio delivery en Venezuela ha abierto su compás a ofrecimientos extra gastronómicos.

  • Floristerías
  • Farmacias
  • Establecimientos de bebidas y hielo
  • Y más recientemente, bodegones, casas de repuestos, etc.

La necesidad ha puesto en marcha la agudeza mental del venezolano. El emprendedor debe preguntarse ¿llegó el momento de comenzar? Las empresas que toman decisiones tardías pronto se encuentran en un mar de compromisos financieros que no pueden honrar. Por eso, si todo indica que se debe comenzar, hay que sumarse cuanto antes.  ¡Es sorprendente ver la cantidad de empresas que ya lo han hecho!

Imagen Archivo

Si el delivery es el destino, ¿cómo empezar y en qué pensar?

Las Empresas:

  1. Deben contar con una página WEB de fácil navegación con la opción del delivery muy visible.
  2. Si hay disponibilidad de una app o un número WhatsApp donde los clientes puedan gestionar sus pedidos y se les dé respuesta inmediata, sería genial.
  3. También, se debe tener muy claro el tipo de contrato por el cual se regirán las partes (despachador y dueño). Esto hará que haya claridad en los precios de los productos que se mostrarán al cliente. Lo que se busca es un beneficio económico para la empresa y complacer al cliente, no malestares asociados a confusiones.
  4. El despachador será un elemento publicitario en movimiento. Desde su bolso hasta la indumentaria que porte debe reflejar que pertenece a una empresa. Esto último es muy importante, tomando en cuenta que en buena medida visitará a extraños.
  5. Hay que ofrecer diferentes pasarelas de pago: efectivo, TDD, divisa extranjera, billeteras virtuales (PayPal, Zelle, etc).

El Trabajador:

  1. Debe contar con un medio de transporte adecuado. En párrafos anteriores se habló de un medio primario como la bicicleta.
  2. Hay que verificar el estado de salud. Si las cosas marchan bien, se harán diferentes entregas en el día y eso requiere buena condición física. 
  3. Definir las comisiones por entrega. Algunos definen esto según la distancia de recorrido. Por ejemplo, las tarifas van desde 3 dólares para distancias cortas y hasta 10 por entregas de mayor recorrido.   
  4. Los horarios de entrega tienen que ser respetados. La soledad de la ciudad obliga al trabajador a no extender su jornada laboral a horarios que representen alta peligrosidad.
  5. Depende de la cantidad de pedidos, se puede analizar la posibilidad de hacerle despachos a otros establecimientos. Eso aumentará los ingresos.

¿Puede hacer delivery el mismo emprendedor?

La respuesta es un rotundo sí.  Algunos han decidido ahorrarse la tarea de buscar despachadores y lo han hecho por cuenta propia.  Pero hay factores que inciden en esta decisión.

Por ejemplo, los emprendimientos artesanales como la dulcería criolla, adornos, artículos de madera y otros pueden hacer el delivery de mano de sus propios dueños. Financieramente, no vale la pena pagar personal por una tarea que se puede hacer en primera persona.

Sin embargo, en productos de consumo masivo, o gastronómicos de alta salida, no hay mucho que pensar.

Imagen Archivo

El delivery en Venezuela va en franca maduración y al sector privado y trabajadores le conviene pensar  en este canal de distribución. Por un lado la web permite ser el exhibidor de productos, mientras que el ciclista es el brazo ejecutor de la entrega. Todo lo anterior bajo un perfil discreto, práctico y moderno. ¡Justo lo que busca el inversionista privado!

El COVID-19 llegó a Venezuela y las autoridades sanitarias estiman que su estancia va a ser duradera. La resiliencia para los empresarios venezolanos se traduce en reinvención de estrategias para mantenerse a flote. Una de ellas se ha puesto sobre la mesa: delivery a la casa.  

Orangel Gómez V11414757
Redactor de contenidos SEO /Escritor freelance
Trabajo directamente con el departamento de planificación de FUNINDES-USB 
Universidad Simón Bolívar
email: orangelgomez12@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here