Conindustria pide diferimiento de impuestos y estímulos fiscales pero el Seniat no responde

0
101
Imagen Archivo: Emblema CONINDUSTRIA

Portal BANCA Y NEGOCIOS

Este 31 de marzo vence el plazo para declarar el Impuesto sobre la Renta (ISLR); sin embargo, la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria) insistió en enviar una comunicación formal al superintendente nacional tributario, José David Cabello, donde solicita la adopción urgente de un diferimiento de las obligaciones tributarias mientras dure el estado de alarma nacional por el impacto del coronavirus, así como el establecimiento de estímulos fiscales por un año para los sectores de alimentos y medicinas.

La comunicación, firmada por el presidente del gremio que representa a más de 80% de la industria manufacturera del país, Adán Celis Michelena, se ponen de relieve los inconvenientes graves que atraviesan las empresas para cumplir sus obligaciones impositivas, que se suman a la crisis arrastrada por más de seis años de recesión e inflación elevada.

Las empresas que están obligadas a seguir funcionando, por su carácter estratégico para enfrentar la pandemia de Covid-19, así como garantizar el abastecimiento de bienes y servicios durante la cuarentena colectiva, se ven afectadas por «severas medidas de restricción de movilización de la población como protección para evitar la propagación del contagio del virus, las cuales afectan de manera significativa el cumplimiento de las obligaciones tributarias, al no existir condiciones para el desempeño laboral rutinario. Esto sin perjuicio de las condiciones para lograr las conexiones remotas para lograr el cumplimiento de tales obligaciones, cuando ello es requerido».

Coindustria solicita al Seniat tener en cuenta que la banca nacional no está prestando servicios en taquilla, un hecho grave en las actuales circunstancias para las empresas que no poseen cuentas en bancos estatales, porque estos contribuyentes deben adquirir cheques de gerencia para cumplir con el pago de impuestos.

Las siguientes son los requerimientos de Coindustria al Seniat:

– Mientras esté en vigor el Estado de Alarma, es decir con efectos a partir del 13 de marzo de 2020, sea acordado el diferimiento general del pago de obligaciones tributarias, cuya recaudación está a cargo del Seniat, lo que incluye, Impuesto Sobre la Renta (ISLR), Impuesto al Valor Agregado (IVA), retenciones de ISLR e IVA y el Impuesto a las Grandes Transacciones Financieras (IGTF). Esto implicará la no aplicación de sanciones por presentación de declaraciones y pagos fuera del plazo originalmente otorgado para contribuyentes especiales y ordinarios de tributos nacionales.

– Se suspenda el régimen de anticipos semanales de ISLR e IVA establecido de forma temporal en agosto de 2018, o en su defecto sean evaluados y modificados los periodos de declaración y pago.

– Se evalúe conjuntamente por el Seniat y el sector bancario, público y privado, simplificar los mecanismos de pago de las obligaciones tributarias correspondientes, para permitir el pago mediante transferencias u otros medios electrónicos.

– Se prevea un régimen de incentivos fiscales para las empresas de los sectores alimentos y medicinas y conexos, por un periodo de un (1) año, es decir, hasta marzo de 2021.

– Se exonere del pago de impuesto sobre importaciones efectuadas por el sector privado, tanto a los rubros necesarios para combatir el virus en Venezuela, como para la alimentación. En tal sentido, reiteramos nuestra plena disposición para trabajar en conjunto con su despacho a fines de revisar la lista de códigos arancelarios correspondientes.

En su comunicación, Celis Michelena sostiene que el Seniat debe evaluar que las industrias de alimentos y medicamentos funcionan como cadenas. «Los subsectores “alimentos”, “medicamentos” e “higiene personal y del hogar”, dependen de los de “envases” que a su vez requieren de los del “plástico”, “papel,
pulpa y cartón”, “vidrio” y “metalúrgico”, estos del de las “artes gráficas”, y así sucesivamente, considerando además al subsector “autopartes” que surte al sector de transporte de mercancías y de personas».

La comunicación, fechada el pasado 24 de marzo, no pudo ser entregada directamente a Cabello, por lo que Conindustria hizo el envío a través de su cuenta de Twitter.

Sin embargo, la concesión de estas medidas de «tregua» tributaria parece completamente descartada por el gobierno de Nicolás Maduro, básicamente porque la situación fiscal de la administración es precaria en extremo, de manera que no está en condiciones de prescindir de los impuestos, lo que significa que la carga financiera de la crisis causada por la pandemia de coronavirus Covid-19 en Venezuela será llevada, básicamente, por el sector privado.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here