¿El dinero compra la felicidad? Por: Leonardo Soto. Economista

0
249

Como saben, mi instagram es muy activo @LeonardoJSotoG y me gusta abrir ese espacio para el debate constante, creo que el conocimiento verdadero es el que construimos entre todos. Hace poco realicé una encuesta a través de ese medio en el que pregunté: ¿El dinero compra la felicidad? Más del 60% respondió: NO. Pero curiosamente muchos de los que respondieron: SÍ. Se molestaron por ese resultado, para ellos parece inconcebible pensar en felicidad sin dinero, así me lo hicieron entender algunos por los mensajes que recibí a través de instagram. Por ello, decidí dar mi opinión con relación al tema, para ello ejemplifico dos casos, así que lean con atención por favor:

CASO 1: Tienes mucho dinero y decidiste ir a uno de los hoteles las caros del mundo, 5 mil $ la noche. Te gusta que te atiendan como de la realeza, odias el calor, los mosquitos y te gusta almorzar o cenar sushi o cualquier otro platillo lujoso con frecuencia. Tienes cómo hacerlo, lo pagaste y fuiste con personas especiales para ti, o fuiste solo/la a conocer a otras personas ¿Eres feliz? Tal vez sí, tienes confort, lo que quieres, tienes dinero en abundancia. Lo disfrutas. Al regresar a casa te enfocarás en hacer más dinero del que tienes para pagar un hotel aún más caro la próxima vez.

CASO 2: Eres una persona que recibe un salario fijo, en una economía hiperinflacionaria, luego de tu horario de oficina, trabajas por tu cuenta para ahorrar. Con mucho sacrificio lograste reunir 600$, y decidiste pagar un tour a Roraima-Venezuela. Allá fuiste, hay calor, mosquitos y tu presupuesto es limitado, pero lo lograste, llegaste a las alturas y estás compartiendo con muchas personas que se sienten igual de bien que tú. ¿Eres feliz? Tal vez sí, tienes confort, lo que quieres, a pesar de tu bajo presupuesto, la satisfacción de “lo logré” te hace sentir en otro nivel. Lo disfrutas. Al regresar a casa, cuadrarás tus cuentas escasas para planificar otra aventura, y de igual forma lo lograrás.

1. ¿En ambas historias se usó dinero? Sí, el dinero es la unidad económica de cambio mundialmente aceptado, hasta ahora.

2. ¿En cada historia el dinero compró felicidad? No, compró confort, diferentes niveles de confort para gustos y preferencias diferentes, cada persona decidió construir felicidad con lo que tenía, a su manera, según sus expectativas.

3. ¿El dinero es necesario? Sí, toda la Economía mundial se mueve con él.

4. ¿El dinero compra la felicidad? No, compra confort. Ser feliz o no es asunto tuyo, no de los billetes. Es hora de entender que esa dicotomía entre pobres y ricos NO es un estatus “deseado” por todos, tener mucho o poco dinero no es lo mismo que ser millonario o pobre. La pobreza es otra cosa, es una condición de injusticia y crueldad social en la que se le quita a las personas la posibilidad de poder elegir y trabajar para alcanzar sus aspiraciones sean cuales fueren.

La pobreza hay que erradicarla, la pobreza es injusticia viva y cruel. Pero hay que aceptar que no todos quieren tener millones, y eso también está bien, porque lo decidieron así. No serían pobres (tienen el dinero que necesitan y el que están dispuestos a producir con su tiempo), pero tampoco quieren ser millonarios, simplemente no les interesa.

Hoy día al que no quiere tener millones, automáticamente lo tildan de “pobre”, recuerden que una cosa es querer y otra es poder. En la pobreza las personas quieren pero no pueden. En cambio, cuando hay justicia, las personas quieren y pueden; si deciden ser millonarios, lo hacen, si deciden tener solo lo necesario porque eso les place y satisface, también pueden hacerlo, a esa sociedad apuesto, por ella trabajo todos los días.

Respeto a los que se han dedicado a vender la creencia de que ser millonarios es una condición deseada por “todos”, pero difiero de eso, porque no todos quieren serlo. Yo no aspiro a una sociedad donde todos deban ser millonarios porque el Status Quo lo impone así. Quiero una sociedad en la que las personas puedan elegir libremente si quieren o no tener millones, y además lo logren sea cual sea la decisión que tomen. Esa es una sociedad que supera la pobreza, cuando las opciones están allí, y tú decides si las tomas o no, trabajando inteligentemente por ellas.

Es hora de salir de caja. UNA ECONOMÍA DIFERENTE nos demanda una evolución de conciencia y abrir nuestra mente.

MI CONCLUSIÓN: El dinero no compra felicidad, compra confort. Y en el confort, las personas buscan construir momentos felices junto a sus seres queridos, experiencias que recordar, emociones que compartir. Al final todo se trata de compartir con otros, de crear vínculos y lazos de valor.

Y tú, que deseas tener millones, cuando lo logres, que estoy seguro que lo harás, recibiré con gusto tu invitación para comer sushi, así me cuentas tu historia y la compartiremos con el mundo. 

Leonardo Soto.

@LeonardoJSotoG
#UnaEconomíaDiferente

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here