Empatía comienza con “B”. Por Carolina Rincón. Economista

0
234

Un concepto más allá de la Responsabilidad Social

Antes de comenzar éste artículo me plantee escribir sobre las personas en las empresas, desde el punto de vista de los empleados, entonces comencé a buscar información. Durante ese proceso, bastante entretenido, encontré un concepto diferente que encaminó el contenido que estáis apunto de leer.

En este Siglo XXI en el que vivimos, en el que se nos agotan los recursos, en el que se nos ha ido de las manos la conservación del medio ambiente y en el que hemos y seguimos provocando cambios y situaciones alarmantes para el planeta y todo cuanto en el habita, encima se nos ha ido de las manos, y esto durante años, procurar la igualdad tanto en los puestos de trabajo como en los sueldos y salarios; urge la necesidad de palear más allá y conscientemente aportar soluciones, implementar cambios y promoverlos. Esto está en manos de todos, lo sabemos. Pero también es cierto que existe grupos privilegiados y cuando les llamo de esta manera es porque han conseguido ejecutar sus ideas de negocio, han puesto en marcha empresas y las han sacado adelante; son ellos quienes aprovechando la influencia en el mundo financiero y empresarial, aportan de primera mano esa colaboración.

Pues bien, nace un nuevo modelo, un nuevo paradigma que contempla todos estos aspectos que hoy por hoy priman en la sociedad.

“La Empresa B (ó B Corporation) Ésta es un tipo de empresa que utiliza el poder del mercado para dar soluciones concretas a problemas sociales y ambientales”. (www.expoknews.com)

Entre el concepto de Responsabilidad Social Corporativa, podemos ver que existen muchos puntos en común, solo que para la Empresa B lo social y lo medioambiental no son algo al margen de su día a día sino que en realidad está integrado en su misión central.

Gonzalo Muñoz es el fundador de la primera empresa chilena en conseguir la certificación B, ha dicho. “En el fondo se trata de mover la economía desde el interés de los accionistas al del público para el que se trabaja. A lo que yo sumaría la atención al valioso factor humano.

He aquí una definición de este tipo de empresas con la que comulgo de manera inequívoca.

“Sistema B: La propuesta de Sistema o Empresa B apunta a una economía que pueda crear valor integral para el Mundo y la Tierra, promoviendo formas de organización económica que puedan ser medidas desde el bienestar de las personas, las sociedades y la Tierra, de forma simultánea y con consideraciones de corto y largo plazo”. (www.sistemab.org)

El impacto que persiguen tener es sobre estos tres aspectos, propósito, responsabilidad y transparencia, es esto lo que marca fundamentalmente la diferencia entre las empresas tradicionales y las B Corporation. Son empresas amigables con el entorno social y el medio ambiente. Así mismo esta empatía se traslada al personal, ese capital humano que hace crecer las empresas y salir adelante las economías.

Os comparto el siguiente link, donde podréis leer un artículo que, a mí personalmente me pareció muy interesante e ilustrativo. https://www.compromisoempresarial.com/rsc/2016/02/las-empresas-sociales-certificadas-con-el-sello-b-corp/

Es evidente que las sociedades y el mundo están en constante cambio y evolución y, por ende las economías; que hoy por hoy nos movemos en una dirección más responsable y crítica hacia nosotros mismos y hacia el entorno. En la actualidad la mirada empresarial y la manera de hacer negocios está comenzando a ir más allá del solo hecho de ganar dinero, más allá de facturar a costa de lo que sea. Era ya pertinente y necesario avanzar y tomar en cuenta esos cambios del entorno y de las sociedades que de manera evidente muestran necesidades diferentes a las de hace tres o cuatro décadas atrás.

Este nuevo concepto de corporaciones B puede considerarse una respuesta oportuna a estas necesidades actuales, donde la conciencia del entorno y de su evolución en el tiempo, así como el paridad de género y colectivos y la justicia laboral son temas relevantes, controvertidos y luchados durante años.

Todo este movimiento, es muestra inequívoca que los empresarios y emprendedores han conseguido entender, al menos parte de estos que, dando a la sociedad, a sus empleados y al medioambiente la importancia y el valor que tienen pueden conseguir un posicionamiento más certero y a fin al cliente del siglo XXI

El saber que ya existe un grupo de empresas y emprendedores que tienen como consigna el respeto a sus empleados, a la sociedad donde ejercen y practican sus negocios y, al medioambiente es alentador; porque es una manera coherente y verdadera de conseguir que el aparato productivo y el entorno perduren en el tiempo. De esa manera se garantizan beneficios económicos para la empresa, sociales para la comunidad y responsables sostenibles para el medio ambiente.

Articulista:

Carolina Rincón Pachano, Economista egresada de LUZ

https://www.linkedin.com/in/carolina-rinc%C3%B3n-pachano-8b1a61156/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here