UN AÑO 2019 DE RETOS ECONÓMICOS Y PERSONALES.

0
70

En los últimos dos (2) años, ya sumando con este tres (3), parece que se volvió tradición mi artículo de lo que podría significar, en términos económicos, el venidero año nuevo. Dibujando brevemente y de forma humilde, los escenarios de acción que podemos considerar si deseamos invertir en estos próximos 12 meses dentro o fuera del país.

CONTEXTO:

¿Qué está pasando en el país? Para nadie es un secreto lo que se vive a diario, una pérdida progresiva de libertades económicas y ciudadanas que se transforman en deterioro de la calidad de vida, golpeando principalmente el poder adquisitivo económico que se traduce en menor consumo de bienes y servicios. El hecho de la posibilidad de una vida digna se ha reducido para muchos a: “Comer hoy y ver que comemos mañana…” Cuando hablo de este tipo de realidades, muchos se incomodan, prefieren que sólo diga lo “bonito”, pero para mí, el no denunciar el mal, es básicamente ser cómplice de él.

Los inventarios del país de diversas mercancías siguen en franco deterioro. Acá se produce poco, y todo lo que se importaba, ya no queda tal vez ni el 30% en capacidad de gestión, debido a los problemas de flujo de caja de PDVSA (la única industria que genera divisas sólidas en grandes cantidades para alimentar las reservas internacionales). Una regla básica ante esto sería: Menos producción, menos importación, menos libertades económicas, más masa monetaria, menos reservas internacionales es igual a más escasez, más inflación y menos calidad de vida. No nos compliquemos con términos económicos complejos, esta es la realidad práctica de lo que se vive a diario en el país.

¿Un pernil y un bono? No comentaré mucho al respecto, el hambre y la ignorancia hacen que las personas se arrodillen fácilmente ante cualquier dádiva, y eso es simplemente control social, una forma vil y siniestra de manipulación, basada en este nuevo “amor al pueblo” que profesan los populistas que recorren la región, ostentado el poder político en varios países de América Latina.

Pero nuestro caso, Venezuela. El 2018 cierra con una inflación acumulada hasta noviembre de 2018 de 702.521,7% según la Asamblea Nacional, y cuyo pronóstico de cierre de 2018 podría superar el millón por ciento si se mantiene la inyección de liquidez vía transferencias corrientes para alimentar un consumo de fin de año elevado en una economía que tiene poco, ¿ven la incongruencia acá?

En ese caso, vemos a personas que, con un desespero grotesco, abarrotan las tiendas que son obligadas a bajar sus precios por presuntos organismos públicos, un nivel de consumo enloquecido que alimenta un tipo de pobreza que va más allá del dinero. “No importa que estemos mal, pero hay que estrenar el 24 y 31 como sea…” No hay sentido práctico para salir de crisis, parece que reina la apariencia en una parte de la sociedad, un poco gastada en la otrora abundancia petrolera.

En el 2018 hemos visto a muchos conocidos, amigos y familiares salir del país. Más allá de la posibilidad de lograr generar dinero, la presión psicológica del día a día en Venezuela, con cientos de problemas, puede quebrar a cualquiera. El 2019 no será diferente en el tema de la migración, por más intentos oficiales de mostrar al mundo que acá nadie se ha ido y que todos viven felices, los hechos hablan por sí solos. Este diciembre 2018 traerá consigo muchos anhelos de abrazar a esos seres queridos que hoy están forzosamente lejos. Sí, es triste, pero es una realidad que no debemos ocultar, porque esto, estas vivencias, estas cicatrices inclusive, definirán lo que seremos mañana como sociedad, para bien o para no tan bien, pero nos definirán.

El caso de las PYMES y PYMIS, es otro aspecto a considerar, cierran decenas al mes, estamos hablando de la plataforma intermedia, la que produce innovaciones en escala, forma en diferentes niveles a las personas y orienta a una economía de mayor movilidad y tendiente al crecimiento planificado. ¿Qué hacer si están muriendo nuestras pequeñas y medianas empresas e industrias? El sector tradicional no pudo adaptarse a los cambios agresivos, las PYMIS que confeccionaban, por ejemplo, botas para la industria petrolera, no se adecuaron al mercado cuando la industria petrolera dejó de ser empresa y pasó a ser un extraño híbrido entre institución pública y centro de operaciones de un partido político. Si no hay adaptación al cambio, lamentablemente lo que sigue es la extinción. No digo que sea el caso de todas, pero sí muchas decidieron esperar a que las cosas mejoraran, y yo ya no existen.

EL 2019 DE RETOS

Si después de leer todo ese escenario trágico de inicio sigues acá, pues gracias, para muchos es desagradable saber que la cosa va mal, pero para mí, si no sabes por dónde caminas, cualquier punto ciego es una trampa mortal.

¿Qué retos nos trae el 2019?

Reto 1: El primero y más grande reto, que es quizá el más poderoso y cruel: LA HIPERINFLACIÓN. Aún no hemos visto la peor cara de este fenómeno económico, generado por políticas inadecuadas en los últimos 20 años. No hay una reactivación creible de la producción, y las políticas de “Déficit fiscal cero” se vieron rebasadas por la incertidumbre y la NO confianza que se traduce en especulación, y por ende en incremento de precios que, además está poderosamente influenciado por las variaciones de un tipo de cambio que, responde irónicamente en parte, a un comportamiento comercial en parte de la frontera del país. ¿Cómo superar este reto? No habrá Bolívares que alcancen ante esto, priorizar el consumo anticipado (inventario para el hogar), diversificar fuentes de ingresos, e INVERTIR. “Es que yo no sé eso de invertir, sólo me enseñaron a trabajar…” Es hora de romper los dogmas y aprender. La vida se está escapando en conseguir 2 céntimos al mes, no podemos seguir apostando a perder lo único valioso que tenemos, el tiempo.

Reto 2: Mantener operativa mi empresa o pequeño modelo de negocios.  Es necesario que dejes de ser un autoesclavo para mantener operativo un negocio que no es rentable. Es necesario que dejes de creerte “el gran empresario” sólo porque hoy tu empresa que está reportando más utilidad de la que esperabas. Ambas cosas pueden cambiar mañana en una economía de incertidumbre como la que vivimos. Hay decenas de personas que día a día salen a abrir un negocio que ya no es rentable, que está generando pérdidas, sólo para no reconocer que en efecto perdieron la batalla, para no aceptar ante otros que su “sonrisa emprendedora” por ahora se apagó y que hay que buscar otras opciones para poder salvar el poco capital y/o patrimonio que aún queda. Señores, no se apasionen con lo que no funciona, hay que dejar que las cosas fluyan, no pierdan más su tiempo y dinero en lo que les está restando vida. ¿Era el negocio de sus sueños? Tal vez en otro momento económico puedan retomarlo, por ahora, hay que ser estratégicos, y eso implica un costo de oportunidad, renunciar a algo que quieres hoy, por algo que quieres para mañana. Y para aquellos que son los “súper empresarios” y que este año tendrán una mesa abundante (que se les multiplique), no se confíen, las circunstancias en el país cambian muy rápido, demasiado diría yo. Si les va bien, inviertan, fortalezcan, hagan marca comercial, piensen más allá del consumo de hoy.

Reto 3: ¿Me voy o me quedo? Lo que ocurre en el país no es para cualquiera, diría mi Madre que en paz descanse. Quebrarse es fácil, salir corriendo del país también lo es, y arrepentirse de haberse ido también es fácil. Moraleja: No tomes entonces el camino fácil. Planifica, no te dejes llevar por el familiar o amigo que ahora tiene un “lamborghini” en otro país. Analiza lo que quieres, lo que puedes y lo que te conviene. No corras tras el estatus quo, que el hecho de quedarte o de irte sea una decisión tuya, no de las presunciones materiales de los que se han ido. Que todo sea según tu plan de vida ¿no tienes uno?, hazlo, estás a tiempo, siempre estás a tiempo mientras estés vivo.

Reto 4: Emprende con propósito no por moda. Se un rebelde con causa, si todos son “emprendedores por moda” se tú un emprendedor con propósito. Atentos con los esquemas “multinivel” de productos o servicios, cada vez son más y trabajan de forma más sistemática para encapsular a personas en mundos de “motivación” bajo la promesa cuestionable de emprendimiento y libertad financiera. Eso es como una prisión de los sueños personales, el único propósito de ese negocio es sumar gente para subir escalones y ganar técnicamente por el trabajo de otros. Sigue tu pasión, desarrolla tus talentos, acércate a quienes te hagan crecer de verdad, no a quienes te usen para alimentar pirámides basados en manipulación emocional. Evita imitar modelos de negocios, las malas copias siempre se ven borrosas.

Reto 5: Asume tu responsabilidad en la crisis: Si te quejas de los precios altos de bienes y servicios, y vendes productos de primera necesidad por bulto de manera informal a precios especulativos, es hora de que dejes de quejarte, eres y seguirás siendo parte del problema en el 2019. Asume tu parte en la crisis. El Gob es el principal responsable SÍ y mil veces SÍ, pero ante este ejemplo, lamento decir que podrías ser cómplice. ¿Por qué tu hijo fuma hoy? Porque cuando era pequeño le dabas el cigarrillo para que lo encendiera en la cocina. Debemos ser sinceros con nosotros mismos como sociedad y reconocer con valor lo que sabemos no estamos haciendo bien. Si hay personas presuntamente cometiendo delitos políticos y enriqueciéndose de ello, ¿eso justifica que también se comentan delitos sociales con el mismo fin de acumular riqueza? ¿El fin justifica los medios? Si tu respuesta a estas dos preguntas es SÍ, pues o cambias para hacer el bien y por ende dejar de quejarte por algo que tú haces, o será un golpe muy duro para ti cuando el cambio para bien se dé en el país y te toque adaptarte a una forma honesta de hacer las cosas.

Todos los días veo personas que con ilusión abren sus locales, nuevos modelos de negocios para los cuales invirtieron parte de su patrimonio, ellos mismos lo pintaron, con cuidado atendieron los detalles de distribución, atienden con esmero a los clientes, forman a sus hijos en cómo dar lo mejor de sí para lograr calidad de servicio. Aprenden de finanzas, a negociar, y desarrollan hábiles estrategias ante el escenario adverso que ataca inclemente al que quiere hacer las cosas bien. Veo esa dedicación sincera de las personas por lograr satisfacer una necesidad de sus clientes, y además sonríen porque sienten que aportaron un grano de arena en la construcción de un mejor país. Veo a personas que ya no le temen al dinero, porque aprendieron que lo más importante no es acumular grandes cantidades, sino saber cómo usarlo, sea cual sea la cantidad que tengan.

Veo a tantos venezolanos que en el mundo ayudan a otros hermanos, que están conociendo esos mercados diferentes, que decidieron ser más de lo que alguna vez fueron, enfrentando sus miedos y generando resultados espléndidos.

Al ver todo esto, entiendo que el 2019 será de retos, sí, muchos de ellos incómodos, pero comprendo aún mejor, el resultado maravilloso de esta etapa de aprendizaje, que nos está llevando a entender, estemos dentro o fuera del país, lo extraordinario y fascinante de ser Venezolano.

Feliz Navidad y lo Mejor para todos en este venidero año 2019.

Mi estima y cálido abrazo para todos

Leonardo Soto.

+58 414 6083529