Caída de 60,38% en suministro de cajas CLAP impulsa déficit de acceso a alimentos

0
93
Imagen Archivo: Desde el inicio del Programa de Asistecia Social "CLAP", diversos partidos políticos y otras organizaciones no políticas, lo han calificado como un mecanismo de control social desde el ámbito ideológico-partidista. Sus principales beneficiarios eran los partidarios al gobierno y funcionarios públicos cuyos sueldos integrales, no les permite tener acceso a la canasta básica familiar mensual según el indicador de IPC emitido por el CENDA La reseña de esta imagen es independiente, no vinculada a la noticia original publicada por el portal citado.

Portal BANCA Y NEGOCIOS 13 de Sep 2019

La disponibilidad de alimentos en Venezuela se redujo 10,69% entre enero y agosto de este año, mientras el déficit, medido en toneladas métricas, se incrementó 5,43% en el mismo período, de acuerdo con el seguimiento a la calidad alimentaria que hace la Organización No Gubernamental Ciudadanía en Acción, con apoyo en diversas fuentes.

De acuerdo con los datos recopilados por esta institución, la disponibilidad de alimentos en el país pasó de 342.729,13 toneladas métricas a 306.077,71 en ocho meses, de manera que el déficit se incrementó de 674.610,81  a 711.262,23 toneladas métricas.

En términos per cápita, la disponibilidad de alimentos cayó de apenas 12,37 kilogramos en enero a 11,05 en agosto.

En buena medida, esta situación precarización alimentaria es causada por la fuerte disminución de la distribución de alimentos, por parte del gobierno, a través del programa de Comités Locales de Abastecimiento Popular (CLAPs), cuya incidendencia ha caído de manera relevante.

Según las cifras de Ciudadanía en Acción, el suministro en cajas CLAP bajó de 95.494,13 toneladas métricas en enero a 37.832,21 en agosto, una contracción de 60,38% en ocho meses.

Normativamente, se considera un consumo adecuado en Venezuela la ingesta de 2.500 kilocalorías diarias por familia, de las cuales las cajas CLAP pasaron de cubrir 27,79% en enero a solo 10,02% en agosto, lo que habla de una efectividad prácticamente nula del único programa de suministro de alimentos que mantiene el gobierno a gran escala, en un momento de acelerada recesión, hiperinflación y disminución del consumo por mayor pobreza por ingreso.

Una combinación de factores, que incluyen la inadecuada gestión fiscal, la disminución acelerada de la producción petrolera y el impacto de las sanciones estadounidenses en la estructura financiera gubernamental, ha hecho que la entrega de cajas CLAP haya caído de forma ostensible en lo que va de 2019.

Según el reporte de la ONG Ciudadanía en Acción, el número estimado de Cajas distribuidas se redujo 49,7% entre enero y agosto, al pasar de 6.016.478 a 3.026.267 en ocho meses. Si la comparación se hace con febrero, que fue de lejos el mejor mes del programa en lo que va de año, la disminución alcanza a 73,92%, ya que en el segundo mes del año se distribuyeron 11.602.653 cajas.

– Decreciente cobertura y mala calidad –

El principal programa social de la administración de Nicolás Maduro, tiene evidentes problemas para satisfacer las necesidades alimentarias de la población de menores recursos.

Un elemento recurrente, de hecho, es que las encuestas Encovi (Encuesta Nacional de Condiciones de Vida), el mayor esfuerzo de medición de la calidad de vida y pobreza que se hace en Venezuela, a cargo de especialistas de las universidades Central de Venezuela, Católica «Andrés Bello» y «Simón Bolívar», dice que los subsidios estatales no llegan a los sectores socio económicos que deberían.

Esto es particularmente evidente con las cajas CLAP, porque se ha privilegiado la cobertura frente a la incidencia real en la población necesitada.

Las cifras recogidas por la ONG Ciudadanía en Acción evidencian que la cobertura de este programa ha venido cayendo en lo que va de año, ya que el número de familias estadísticas receptoras ha bajado de 3.365.176,97 a 2.577.699,83 en ocho meses, una contracción de 23,4%.

En Venezuela, según la data oficial existen 6.155.556 familias estadísticamente registradas, y con base en este criterio, el número de familias no receptoras subió de 2.790.378,59 familias a 3.577.855,73 en los primeros ocho meses del año, lo que significa que el déficit de cobertura aumentó 28,22%.

En términos de eficiencia, el programa ha pasado de entregar las cajas cada 35 días en promedio, a cada 44. Por otra parte, la composición de la cesta entregada se ha reducido tanto en cantidad como en número de productos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here