Emprender con Cabeza: La garantía del éxito. Por Carolina Rincón – Economista.

0
107
Imagen Archivo: Emprender con la Cabeza

Hoy, para comenzar el artículo no he tenido duda alguna sobre el tema al que quería dedicar tiempo a exponer, es un tema de vigencia e interés universal. Emprender, iniciar un negocio, ese negocio que hemos imaginado cada día, al que le hemos dado la forma perfecta en nuestras mentes, ese negocio que será la manifestación palpable de aquellas fuerzas, de aquellas ganas e ilusiones que están dentro de nosotros, ese negocio que muestre al mundo todo el potencial interior que sabemos nuestro y queremos conseguir y desarrollar. Podría decirse que es el sueño de todo emprendedor ser quien organiza, diseña y dirige esa maravillosa idea que le ha rondado durante tiempo y tiempo en la cabeza y ver como se convierte en algo físico, productivo y rentable. Decidme entonces, si no es eso lo que todo emprendedor desea.

A pesar de ello, no todas las personas que lo desean tienen la fuerza interior, la decisión y el valor requeridos para emprender y llevar a cabo ese sueño, desarrollar esa gran idea que ha nacido en su mente.

En un artículo anterior mencionaba el miedo. Ese es el gran pretexto que se suele anteponer a la decisión y ejecución de nuestra gran idea y el principal de esos miedos suele ser el dinero. El factor capital inicial para arrancar y dar vida a ese sueño.

Hoy por hoy tenemos la ventaja de contar con internet para la puesta en marcha de nuestra idea, aunque nuestro capital inicial sea reducido, el aprovechamiento de las redes sociales y las plataformas web es una de las mejores bazas para comenzar con buen pie el emprendimiento.

Conocemos de sobra y si no es así, para eso estamos, para informar y decir que, son los costes fijos los que suelen presentarse en primer término como un gran monstruo del consumo de efectivo en la apertura de las empresas, es por ello que eliminándolos y/o reduciéndolos, en la medida de lo posible, podremos respirar con mayor holgura al inicio de nuestra actividad comercial. Si por ejemplo, necesitaras almacenar mercancía, podrías comenzar disponiendo un espacio de tu casa para ello, eliminando de entrada otro gasto fijo para tu beneficio y puesta en marcha.

Y, claro está, internet nos permite lanzar negocios online donde de entrada ese coste fijo llamado local, quedaría para el futuro si fuera necesario, las tiendas online con una página correctamente organizada y ágil funcionan de maravilla en el mundo entero, de hecho, proporcionan la alternativa de poder ofrecer al mundo tu empresa, todo dependerá de el correcto manejo del efectivo y medios de los que te apoyes para crecer; otro coste fijo del que puedes prescindir inicialmente podría ser el personal, puedes dedicarte a realizar multifunciones que se te den bien e ir ahorrando dinero que luego podrás dirigir a mejoras del producto o servicio que ofrezcas. Todos hemos escuchado ya innumerables veces, si no tienes presencia en las redes no eres nadie. Empresarialmente hablando. Y, es una realidad innegable.

Ya sé que, eliminar de nuestra mente el miedo a emprender con un mínimo de capital  no es tarea fácil o, el miedo a perder lo poco que pueda tenerse para invertir, si no va bien; pero recordemos que el éxito del emprendedor está en su cerebro, está en creer al cien por cien desde el minuto cero que lo logrará, que lo conseguirá cueste lo que le cueste. Creer firmemente en ti mismo y en tu idea es el convencimiento total del triunfo.

Ahora bien, la correcta administración y reinversión de las ganancias es otro punto que debe controlarse efectivamente, es fundamental la asignación correcta y concienzuda de esta partida, pues de ello dependerá  dar continuidad y proyección a cualquier actividad de negocio, tanto outline como online.

Uno de los puntos principales a tener en cuenta si quieres considerarte un emprendedor con cabeza, es hacerlo en un área que conozcas, que manejes a la perfección, que domines. Esto te dará el plus de saber hacia dónde y cómo dirigirte para sacar el mayor partido de tu negocio, de igual modo este conocimiento especializado en el sector te dirá a su vez la manera más productiva y oportuna de reinvertir tu dinero para hacer crecer tu empresa.

Es imposible iniciar haciendo las cosas bien, si te dejas por fuera El Plan de Negocios, esta es una herramienta de la que sí o sí tendrás que echar mano, es la herramienta que todo emprendedor organizado y responsable consigo mismo debe implementar desde el inicio, es más, después de la idea principal, después de tu grandiosa idea de producto, El Plan de Negocio es lo siguiente a preparar.  Este Plan no es más que, plasmar en papel todo aquello que te servirá para mantener siempre claro y presente el por qué, el cómo, el para qué de tu negocio; allí incluirás además los objetivos, las metas que te has trazado, los planes a seguir para alcanzar esas metas, El Plan de Negocios debe seguirse al pie de letra, pero también es cierto que puede cambiarse y adaptarse a las necesidades que vaya presentando nuestro negocio en el transcurrir de su puesta en marcha. Ten presente que los buenos resultados dependerán sobre todo de lo claro que tengas definidos tus objetivos.

Es prioritario saber a ciencia cierta a quién te diriges dentro del mercado, cuál es tu público principal, la categoría y tipo de producto y/o servicio que ofreces, el precio que tendrá. Ten en cuenta que, el precio que pongas a tu producto o servicio marcará la relación entre este, lo que ofreces y el segmento de clientes que te preferirán. El precio del producto hablará al cliente y le creará unas expectativas sobre lo que está comprando, marcará la relación calidad precio que el cliente espera obtener. No defraudes a tus clientes, sobre todo en las redes sociales es verdaderamente complicado enderezar el daño que pueden hacer las opiniones y comentarios negativos. Así que, juega siempre limpio en este sentido.

Dale un valor añadido a tu producto, marca la diferencia, no descuides la competencia, siempre es conveniente saber que hace y donde está nuestra competencia, no para copiarles o imitarles, pero si para conseguir adelantarles y mejorar nuestra marca.

Sigue actuando con cabeza y relaciónate positivamente con otros emprendedores, has simbiosis, es decir, procura ofrecer presencia en tu página web a cambio de tu presencia en la de ellos, esto viene fenomenal en páginas de productos y/o servicios complementarios al tuyo. Relaciónate con otros emprendedores con ideas de negocios que te sirvan de inspiración y ofrece tu idea de negocio, puedes incluso topar con inversores; crea una red de contactos empresariales, se llama Networking y en el mundo empresarial se está convirtiendo en una gran herramienta para nuevas oportunidades.

Finalmente y miedos aparte, creo que de una u otra forma lo que búsca todo emprendedor, no es otra cosa que libertad, la libertad de valerse por sí mismo, de crear su propio horario, de tomar decisiones por sí mismo y a su favor, la libertad de creer, de querer y de poder. Así que sin más te digo… Se libre!

Autor: Economista. Carolina Rincón Pachano. Egresada de LUZ

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here